Economía,  Sociedad,  Tecnología

Coronavirus: La excusa perfecta

Tiempo de lectura: 22 minutos
   

Análisis sobre el impacto que probablemente tendrá el brote de coronovirus que se originó en China a finales de 2019. No solamente para la economía mundial, sino que será la excusa perfecta para mermar la libertad de las personas y el cumplimiento de varios objetivos globales.

   

En Twitter estoy comentando las últimas noticias que van apareciendo sobre el brote, pero he decidido escribir este artículo que sirve de complemento a todo lo que estoy publicando en la red social. A día de hoy, muchos siguen comparando este brote de coronavirus con la gripe común aludiendo que el número de infectados y el número de muertos son mucho menores que los provocados por la gripe. Es cierto, las cifras que se están difundiendo son poco significativas en comparación, pero para poder extraer conclusiones es necesario fijarse en los hechos y no en las palabras.

Los hechos son que la economía China está paralizada y millones de personas están en cuarentena, varios países han cerrado sus fronteras y muchas aerolíneas han cancelado los vuelos a las zonas ‘peligrosas’.

En el artículo que escribí sobre el coronavirus el 25 de enero de 2020 indiqué que el brote de #covid19 (nombre adoptado por la OMS) se podría convertir en una nueva pandemia global desencadenante de bruscos cambios económicos y sociales.

 

Económicamente podría ser el causante de la nueva crisis económica o recesión global. Solamente hay que pensar en un cierre del comercio, de las exportaciones, del turismo. La primera economía afectada sería la china, pero el resto del mundo no estaría ajeno a ese parón fortuito de las relaciones comerciales y económicas.

Coronavirus ¿Nueva pandemia global?. Dave’s Radar
 
Un mes más tarde…

Un mes más tarde, existe mucha preocupación sobre el efecto que está suponiendo el brote de coronavirus.

Estamos ante el inicio de una pandemia global que tambalea los sistemas comerciales, productivos, económicos y sanitarios. Se está fraguando la disrupción de los sistemas que operan el mundo. Un paso más hacia #TheFourthTurning que tanto he hablado en Twitter.

A nivel sanitario, este artículo de Bloomerg indican que según una investigación, el coronavirus podría infectar a dos tercios del globo.

Por ejemplo, el profesor de la Escuela de Salud Pública de Harvard, Marc Lipsitch le dijo al Wall Street Journal esta semana que «es probable que veamos una pandemia global» del coronavirus con hasta el 70 por ciento de las personas infectadas en todo el mundo.

Aunque no llegaran a conseguirse esas cifras, los acontecimientos que se están sucediendo están provocando que prácticamente el 100% de la población estará indirectamente afectada por causa del #coronavirus (que no infectada).

   

Instituciones preocupadas

 

A continuación expongo una muestra de los mensajes que estamos recibiendo los últimos días sobre la preocupación que existe en el ambiente. El mensaje general que se está utilizando es que la economía se estaba ‘recuperando’ pero ha surgido un nuevo riesgo que hará que se tambalee de nuevo.

Spoiler: La economía lleva meses mostrando creciente debilidad aunque desde los medios e instituciones quieran vender un falso optimismo por la leve recuperación de algunos indicadores. Esa recuperación de los indicadores forma parte de la tendencia y sirven para relajar los datos antes de continuar con la tendencia. Los que operéis en el mercado bursátil, sabéis a qué me refiero.

   

Esta situación es la excusa perfecta para justificar un nuevo programa de flexibilización cuantitativa #QE y una bajada de tipos de aquellos Bancos Centrales que todavía tienen margen de maniobra. El #BCE se encuentra en el grupo de los que ya tienen los tipos al 0%. El siguiente paso son los tipos negativos, así que habrá que ver qué se sacan de la chistera.

   

Hacia la recesión global

 

Con coronavirus o sin él, la economía mundial se está dirigiendo a una recesión global. Lo que ocurre es que el brote es un acelerador que provocará el avance de la economía mundial del estado de desaceleración hacia el de recesión.

El coronavirus es ese tipo de eventos que desencadena un efecto dominó afectando a toda la economía mundial y llevándola hacia la recesión, pero no es el culpable de ‘todos nuestros males’ porque la economía mundial hace meses que está en proceso de desaceleración que acabará en recesión. Y quién sabe si en algo más.

Por ejemplo, la OPEP ha advertido sobre la bajada de la demanda de petróleo cuando la realidad es que la demanda lleva bajando muchos meses. Foxconn, el principal proveedor de Apple, empeora sus previsiones, al igual que la propia Apple, que también ha advertido que baja las previsiones de ventas, por culpa del coronavirus. La realidad es que la empresa de la manzana lleva meses obteniendo unos malos resultados en el mercado asiático.

Hay analistas que están denominando a este brote un cisne negro.

La teoría del cisne negro es una metáfora desarrollada por el filósofo e investigador libanés Nassim Taleb. que describe un suceso sorpresivo (para el observador), de gran impacto y que, una vez pasado el hecho, se racionaliza por retrospección (haciendo que parezca predecible o explicable, y dando impresión de que se esperaba que ocurriera).

Baltic Dry Index

Un ejemplo de la desaceleración que está sufriendo desde hace meses la economía mundial, es el Baltic Dry Index que es un índice de los fletes marítimos de carga a granel seca de hasta 20 rutas clave marítimas en régimen de fletamento de todo el mundo. Como vemos, el índice ha caído más de un 80% desde su pico en 2019. Nada que ver con el brote de coronavirus.

 
Baltic Dry Index
Baltic Dry Index
 
Cass Freight Index

Otro importante índice que proporciona información valiosa sobre las tendencias de carga en relación con otros indicadores económicos y de la cadena de suministro y la economía en general es el Cass Freight.

El volumen de envíos en los EEUU por camión, ferrocarril, avión y barcaza se desplomó un 9,4% en enero de 2020 en comparación con el ya débil enero del año anterior.

 
Cass Freight Index
Cass Freight Index. Fuente: Wolf Street
 

El consumo de carbón también se ha paralizado (los activistas climáticos estarán muy contentos con este hecho).

 
Consumo de carbón de China
Consumo de carbón de China
 

El 24 de Febrero pareció que fue la fecha en que los inversores se enteraron de lo que es el coronavirus y se vivió una jornada negra en las bolsas con caídas de más de un 4% en algunos índices y el petróleo.

¿Es el inicio de la nueva crisis financiera? ¿Es la excusa perfecta para acabar con la burbuja de activos? Así se empieza.

Ya están avisando de lo que ocurrirá a nivel económico en 2020 y están aprovechando el pretexto del coronavirus para justificar lo que hace tiempo se sabía que pasaría: «Es previsible que alguna compañía española se vea obligada a lanzar un ‘profit warning’ por el coronavirus».

   

China paralizada: ¿la salud o la economía?

 

China se encuentra en una encrucijada. O bien combate el brote de coronavirus paralizando toda la actividad económica o bien combate el parón de la actividad económica dejando que se propague el brote de coronavirus.

El presidente chino, Xi Jinping, advirtió a altos funcionarios la semana pasada que los esfuerzos por contener el nuevo coronavirus habían ido demasiado lejos, amenazando la economía del país.

Muchos analistas esperan que Beijing estimule la economía, pero el estímulo solo funciona si hay actividad económica subyacente. Con el cierre de gran parte de la economía, no hay mucho que estimular. Una economía muerta es una crisis existencial para un régimen cuya base principal de legitimidad es la entrega continua de prosperidad.

Coronavirus: Muerte del Dr. Li Wenliang sacude a China. Gatestone Institute

Un ejemplo de la parálisis es que la provincia de Hubei pidió a las empresas que no reanuden el trabajo antes del 11 de marzo, como mínimo.

Otros países empiezan a estar afectados. A continuación expongo una muestra de lo que está ocurriendo en varias zonas del mundo.

Vietnam

En Vietnam ya hay áreas donde se está aplicando la cuarentena.

Área de cuarentenas de Vietnam con 10,000 residentes por coronavirus.

Ucrania

En Ucrania están protestando vecinos que no quieren que se instale un punto de cuarentena por miedo a acabar siendo infectados.

Varios cientos de residentes en la región de Poltava en Ucrania protestaron buscando evitar que los funcionarios pusieran en cuarentena a los evacuados en su aldea porque temían infectarse. 

Corea del Sur

En Daegu, Corea del Sur, las escuelas de la ciudad estaban considerando posponer el comienzo del período de primavera programado para principios de marzo.

La ciudad está en máxima alerta mientras los casos de coronavirus se disparan en la iglesia de ‘culto’. Se cree que una mujer de 61 años ha infectado a docenas de fieles en la Iglesia de Jesús Shincheonji en Daegu.

El alcalde de la ciudad surcoreana de Daegu insta a sus 2.5 millones de personas a que se abstengan de salir cuando aumentan los casos de virus.

Japón

El crucero Diamond Princess se ha convertido en el tercer foco más importante del mundo, por detrás de China y Corea del Sur (país en el cual se están multiplicando los casos a un ritmo muy elevado). ¿Quién tiene ganas de pasar las vacaciones de verano en un idílico crucero? Apuesto que no mucha gente.

Por cierto, la tasa de infecciones del Diamond Princess sugiere que las infecciones mundiales son mucho más altas que lo que indican los informes oficiales. A día de hoy hay 691 casos habiendo un total de 2.666 pasajeros y 1.045 miembros de la tripulación. La tasa de infección ronda el 20%, aunque hay que tener en cuenta las características del barco, al ser un espacio limitado.

Además, están en peligro los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. De momento, la OMS no ha aconsejado alterar los Juegos Olímpicos debido al virus. No se pronuncia para no generar pánico, pero si la situación sigue igual que ahora, la cancelación de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 es muy probable. De momento se han dado 3 meses para decidirlo.

Y más aún si no hay mejora a nivel de movilidad porque, por ahora, siete países ponen restricciones a la entrada de visitantes desde Japón por el coronavirus.

Estados Unidos

26 personas quedaron en cuarentena en Westchester (Condado en Nueva York) después de regresar de las áreas de brote de China.

Los funcionarios de salud pública en los EEUU se esfuerzan por vigilar a miles de estadounidenses que se han puesto en cuarentena en sus hogares después de regresar de China continental para reducir el nuevo coronavirus.

Según el Departamento de Salud Pública de California, se había pedido a más de 5,400 personas que se sometieran a cuarentena solo en California solo desde el 14 de febrero. Cientos más están en cuarentena en Georgia, el estado de Washington, Illinois, Nueva York y otros estados.

Italia

Una de las economías europeas que peor comportamiento tuvieron en 2019 (cerca de la recesión) es el mayor foco de Europa, y el tercero del mundo, con más de 300 casos y 11 muertos. Como consecuencia del brote, 50.000 personas están aisladas.

El Gobierno italiano limita los movimientos en las 11 localidades del foco del coronavirus y ha obligado a cerrar todos los locales públicos (comercios, escuelas, iglesias, oficinas del gobierno, etc…) y a recomendar a los ciudadanos no salir de sus casas en los próximos días.

Precisamente es lo que le faltaba al país transalpino para dirigirse hacia la recesión, la tercera mayor economía de la Eurozona.

Por cierto, el 31 de enero, Italia decretó la emergencia nacional cuando solamente había 2 casos de coronavirus.

España

En España tenemos a 1.000 personas en cuarentena como consecuencia del positivo por coronavirus que dio un turista italiano en Tenerife. Los aislados son los turistas que compartían hotel que no podrán salir del establecimiento hasta que se conozca el resultado de las pruebas definitivas sobre ese positivo, que están en curso en Madrid.

En España es probable que suceda lo mismo que en Italia: Los casos empezarán a aumentar exponencialmente conforme transcurra el tiempo.

El Gobierno de Navarra ha tomado medidas para afrontar los efectos de una posible #pandemia por coronavirus y otras posibles enfermedades infecciosas en su territorio y dará un plus de 262 € a los sanitarios que se ofrezcan para tratar infecciones.

Esta tarde se ha detectado un nuevo caso en Barcelona. El presidente del gobierno ha pedido calma y «confianza en nuestro sistema de salud pública que es sobresaliente para este tipo de crisis» . Ahora seremos el único país del mundo que conseguirá controlar el brote. En fin.

Observando cómo se ha producido el positivo de Barcelona (una mujer que había viajado los últimos días al norte de Italia) es probable que en Valencia se declaren nuevos casos porque Sanidad pone en guardia a los más de 2.400 valencianistas que viajaron a Milán.

   

El mecanismo atascado

 

El comercio mundial funciona como un reloj de alta precisión. Son miles de piezas perfectamente encajadas cuya función es clave para que siga funcionando dicho mecanismo, el sistema completo. La tendencia de reducir los stocks y optimizar las cadenas de suministro han provocado que el modelo de funcionamiento imperante sea el llamado ‘Just in Time’ o ‘Método Justo a Tiempo’.

Just in Time es un sistema de organización de la producción para las fábricas que permite reducir costos, especialmente de inventario de materia prima, partes para el ensamblaje, y de los productos finales. La esencia de JIT es que los suministros llegan a la fábrica, o los productos al cliente, «justo a tiempo», eso siendo poco antes de que se usen y solo en las cantidades necesarias.

Este sistema tiene innumerables ventajas, pero también tiene algunos inconvenientes. Uno de los mayores es que si una pieza falla, todo el mecanismo se para.

Esto es lo que está ocurriendo en China. El país asiático se ha convertido en una pieza muy importante para la economía y el comercio mundial. Si falla esta pieza, fallará todo lo demás.

Cuando en 2003 sucedió el brote de SARS, la economía china representaba un porcentaje menor del PIB mundial en comparación.

El coronavirus tendrá un efecto negativo mayor en la economía global que el brote de SARS en 2003”, escribió IHS Markit, y agregó que China representó el 4.2% de la economía mundial en 2003. El informe dice que China ahora controla el 16.3% del PIB mundial.

 
Producción parada y escasez de alimentos

Las fábricas están parando producción porque no están recibiendo piezas para poder ensamblar los productos, por ejemplo, la fábrica de Jaguar Land Rover en Reino Unido se quedará sin piezas de China en semanas o Primark maneja planes de contingencia para afrontar la falta de suministros de China por el coronavirus.

Uno de los efectos más preocupantes es la acumulación de contenedores de carne de cerdo, pollo y carne de res congelados (principalmente de América del Sur, Europa y EEU) que se están acumulando en los puertos de Tianjin, Shanghái y Ningbo debido a la falta de conductores de camiones y muchas redes de transporte permanecen cerradas.

Otro efecto vinculado a la rotura de la cadena de suministro es que las granjas no están recibiendo alimentos para los animales y estos están muriendo de hambre.

Si la situación continúa, podemos esperar escasez de alimentos en aquellos países más afectados por el virus.

La industria farmacéutica tampoco es ajena a la rotura del sistema de transporte y comercial. EEUU y la UE se preparan por si el coronavirus causa desabastecimientos de fármacos a nivel mundial. Precisamente ahora no es el mejor momento para que tengamos escasez de fármacos.

Cerca del 80% de los principios activos con los que se fabrican medicamentos a nivel mundial proceden de China, que debido al virus todavía tiene bastantes fábricas paradas.

Otro de los efectos colaterales es la venta de automóviles en China, que se derrumbaron un 92% anual en los primeros 16 días de febrero, según la Asociación China de Automóviles de Pasajeros (CPCA), ya que el brote de coronavirus frenó los negocios en todo el país.

 
Caída de las ventas de automóviles la primera quincena de febrero
Caída de las ventas de automóviles la primera quincena de febrero
   

Los pasos hacia el Nuevo Orden Mundial

 

Prohibición de viajar a otros países, cierre de fronteras, restricción al tránsito de personas, prohibición de salir de las casas, etc. En definitiva, reducción de las libertades.

La ‘crisis’ del coronavirus, la nueva pandemia global, es un acelerador del Nuevo Orden Mundial #NWO. Las pistas que están dejando son demasiado evidentes.

En el primer artículo que escribí sobre el coronavirus se evidencia la ‘firma’ que tiene el brote. Ahora ya empezamos a tener más detalles sobre lo que se dislumbra detrás de esta emergencia sanitaria ¿provocada?

El gobierno chino es uno de los más avanzados en la reducción de las libertades de sus ciudadanos (si es que alguna vez la han tenido) y estamos viendo cómo están aprovechando las circunstancias para acelerar la agenda. Prueba de ello es el Sistema de Crédito Social que tienen implantado.

 
Eliminación el efectivo

Hay una cruzada contra el dinero físico. Para poder implementar las nuevas políticas monetarias y controlar el gasto de todos los ciudadanos es necesario que desaparezca el dinero en efectivo. Los Bancos Centrales lo saben y están trabajando en el desarrollo de la moneda digital que se utilizará en todas las transacciones comerciales.

Este brote de coronavirus también se aprovechará para avanzar un poquito más en este objetivo.

Los bancos chinos están poniendo en cuarentena el efectivo, destruyendo el dinero «sucio»

Representantes del Banco Popular de China dijeron en una conferencia de prensa el 15 de febrero que la moneda depositada en los bancos debe desinfectarse con luz ultravioleta y luego  mantenerse durante una semana o más  antes de ser liberada nuevamente a la economía. 

 
Confiscación de la propiedad privada

El gobierno está autorizado a expropiar propiedad privada.

El Comité Permanente del Congreso Popular Provincial de Guangdong celebró una reunión de emergencia e inmediatamente autorizó a los gobiernos municipales de Guangzhou y Shenzhen a solicitar urgentemente casas, instalaciones, materiales, etc. como una respuesta de prevención de epidemia de emergencia cuando sea necesario de acuerdo con la ley.

En un país comunista como lo es China, no hay nada más que añadir.

 
La tecnología al servicio del control

En China está implantado el Sistema de Crédito Social. Es un sistema nacional de reputación desarrollado por el gobierno chino que premia a los buenos ciudadanos y castiga a los malos.

El sistema funciona a través de la tecnología, utilizando 5G y cámaras de vigilancia con reconocimiento facial mayoritariamente y se dedica a capturar e identificar imágenes de todos los ciudadanos y el sistema evalúa si están cometiendo alguna infracción o no.

El mecanismo busca medir el comportamiento social y confiabilidad de las personas y empresas. El sistema se basa en un escala de puntuación. Si estás en la parte alta de la escala, no tendrás problemas para acceder a cualquier servicio o moverte por el país. En cambio, si pierdes puntos y estás situado en la parte baja de la escala, el gobierno te puede denegar que compres billetes de transporte, te pueden poner impedimentos para la concesión de un crédito o incluso para solicitar una cita médica.

Este sistema se está aplicando a la vigilancia del comportamiento de los ciudadanos en este brote de coronavirus. Por ejemplo, Baidu ha creado una inteligencia artificial capaz de detectar qué personas no llevan mascarillas en la calle.

Baidu afirma que han logrado una precisión de predicción del 96,5% porque «es prácticamente imposible que la policía pueda estar vigilando quiénes llevan o no llevan máscara protectora».

Otro ejemplo de ello es el desarrollo de aplicaciones para el control de los movimientos por el brote de coronavirus.

China recurre a aplicaciones de calificación sanitaria para controlar los movimientos durante el brote de coronavirus.

«China recurrió a gigantes tecnológicos como Alibaba y Tencent para desarrollar sistemas codificados por colores para clasificar a las personas según sus condiciones de salud y su historial de viajes» .

 
Restricción al tránsito de personas

Otro de los efectos que se están produciendo es la limitación del movimiento de personas. Muchos países están cerrando las fronteras por miedo a la entrada de personas infectadas con el virus. Por ejemplo, Putin prohíbe la entrada de ciudadanos chinos en Rusia por el coronavirus o Turquía, Armenia, Afganistán y Pakistán cerraron fronteras con Irán.

Las aerolíneas suspenden los vuelos a China debido al brote de coronavirus. En este artículo detallan hasta cuando está vigente la suspensión. Como vemos, algunos casos se extienden hasta abril y otros hasta nuevo aviso.

Como consecuencia de ello, el sector turístico se va a ver seriamente dañado por la limitación de movimiento de las personas y por miedo a viajar a alguna zona ‘limpia’ ante el desconocimiento de que hubiese algún caso no declarado. (El periodo de incubación ronda entre los 14 y los 24 días según los científicos). Estos son algunos ejemplos:

El Primer Ministro de Italia Conte dice que «por ahora» no es necesario suspender el tratado Schengen de libre circulación de Europa sobre coronavirus.

 

Cualquier medida que tomemos será para la máxima protección. Si llegamos al punto en que es necesario, estamos listos para tomar cualquier medida para salvaguardar la salud de los ciudadanos

Ministro de Italia. Giuseppe Conte
 
Reducción del contacto y la reunión

El miedo está presente en nuestras relaciones personales.

La afluencia a sitios públicos está siendo reducida a la mínima expresión. Lo primero que están haciendo las autoridades es cerrar los lugares públicos como bibliotecas, comercios, escuelas, iglesias, oficinas del gobierno, etc. para evitar el contacto y la propagación del virus.

Japón, uno de los países con menos contacto físico entre ciudadanos del mundo, advierte sobre la rápida propagación del coronavirus y pide que se teletrabaje. Instó a las empresas a adoptar el teletrabajo, turnos escalonados y reuniones online para reducir la propagación de la enfermedad.

Estará mal visto tocar a alguien, darle la mano o compartir espacio con una persona por miedo a ser potencialmente infectado. Cuando alguien tose a nuestro alrededor nos produce un pequeña reacción que antes pasaba desapercibida.

En una época donde las relaciones personales no están en su mejor momento, esta excusa servirá para afianzar mucho más el individualismo de la sociedad actual.

 
Al final, todo es dinero

Según Oxford Economics, la pandemia de coronavirus podría eliminar $ 1.1 TRILLONES de la economía global.

Como en todas las crisis, seguro que unos pocos salen beneficiados de la ‘desaparición’ del dinero del sistema.

Es necesario recordar que ‘todo se está implementando por nuestro bien’.

¿Acaso aceptaremos vivir en una especie de dictadura sin que nos demos cuenta?

   

Larga vida al coronavirus

 

Tendremos coronavirus para rato.

El director de la CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU) ha indicado que el nuevo coronavirus ‘probablemente nos acompañe más allá de esta temporada, más allá de este año‘. EEUU da por seguro que el coronavirus «se propagará» por todo el país «No es cuestión de si llegará, sino de cuándo».

El mismo CDC ha denominado al coronavirus una «tremenda amenaza para la salud pública«, dice que la futura transmisión de persona a persona en los EEUU es «muy posible, incluso probable» y se prepara para que el coronavirus se convierta en pandemia.

Advirtió  a los hospitales estadounidenses que deben prepararse.

 

«Este es el momento de abrir sus planes de pandemia y ver que las cosas estén en orden», dijo la semana pasada la Dra. Anne Schuchat, una alta funcionaria de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades

Cuando los hospitales y militares estadounidenses se preparan públicamente para una pandemia, debe prestar atención. ZeroHedge
 

Incluso la propia Organización Mundial de la Salud ha dicho que puede que tengamos el coronavirus con nosotros ‘durante meses’.

Wuhan, el epicentro del nuevo brote de coronavirus, planea construir otros 19 hospitales improvisados para recibir más pacientes infectados, dijeron las autoridades locales, además de desplegar 40 incineradoras móviles.

   

Conclusión

 

El coronavirus es la excusa y la tormenta perfecta para poner en riesgo todo el sistema actual (el Viejo Orden Mundial).

 

Si continúa el cierre industrial de China, esto podría tener consecuencias extremadamente graves en términos de costos y suministro para todas las economías del mundo

Coronavirus: gestión de riesgos en las cadenas de suministro mundiales. Luis Torras
 

Los datos del primer trimestre de 2020 nos darán una aproximación del daño que está provocando el brote en la economía mundial.

La conclusión que se puede extraer es que están utilizando este brote para justificar los malos resultados económicos que llevan meses produciéndose, además de servir para acelerar varios ‘procesos globales’ que se están llevando a cabo.

Una importante reflexión que todos deberíamos hacer es la que indica este artículo del New York Times:

 

Al menos 150 millones de personas en China, más del 10 por ciento de la población del país, viven bajo restricciones gubernamentales sobre la frecuencia con la que pueden salir de sus hogares, según descubrió el New York Times.

Más de 760 millones de chinos viven en comunidades que han impuesto restricciones de algún tipo en las idas y venidas de los residentes, mientras los funcionarios intentan contener la epidemia. Esa cifra mayor representa más de la mitad de la población del país, y aproximadamente una de cada 10 personas en el planeta.

Nuevos casos en China parecen estar disminuyendo. New York Times

Por cierto, la portada de The Economist en la edición de Febrero ya nos dio pistas de lo que le ocurriría al mundo

Uno de los subtítulos del artículo indica: «Prepárese para lo peor»

 
Portada The Economist
Portada The Economist «¿Cuán malo se pondrá?«. Febrero 2020
   

Bonus: ¿Preparados?

 

Las autoridades están siendo lentas en identificar el riesgo real que supone este brote. La OMS es la primera que no está evaluando todos los riesgos y no ha sabido parar a tiempo esta pandemia. Todavía no la han declarado pero instan a preparase ante ella. En poco tiempo acabarán declarándola.

Lo queramos o no, vamos a estar afectados por el coronavirus. Esto no significa que nos vayamos a infectar del virus, significa que los efectos colaterales que el brote está causando los vamos a vivir en primera persona.

En momentos de pánico colectivo como este, la irracionalidad se sobrepone a lo racional y los comportamientos de la mayoría alterarán el normal funcionamiento de todo lo que nos rodea. Las imágenes de supermercados sin existencias en Italia son una muestra de ello.

Debemos tener en cuenta que es probable que nos veamos atrapados allí donde estemos. Cada uno debe pensar en qué es lo que necesita para poder pasar ese tiempo lo mejor posible. No es cuestión de introducir miedo a nadie, pero los acontecimientos que estamos viendo en otras partes del mundo se pueden reproducir en nuestra zona más pronto que tarde. Es cuestión de estar preparados para cualquier incidencia que pueda haber en el desarrollo normal del día a día.

 

Es hora de prepararse. Más vale prevenir, que curar. Nunca mejor dicho

 

Como reflexión, ¿os estáis preparando para lo que está por llegar?

   

El prudente ve el peligro y lo evita;
    el inexperto sigue adelante y sufre las consecuencias

Proverbios 22:3
   

Suscríbete a la lista de correo

No enviaré mensajes de publicidad ni compartiré tu correo con nadie. Únicamente será para tener un canal directo de comunicación contigo, para poder enviarte información relativa a web, el acceso a artículos exclusivos y todo lo que considere que puede ser de tu interés.

       

5 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: