Economía

Christine Lagarde, bienvenida al BCE

Tiempo de lectura: 8 minutos
   

La nueva presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde se ha estrenado en la conferencia de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno del #BCE en Frankfurt. En este artículo analizo qué nos ha dicho sobre el futuro económico de Europa.

 

Hoy se ha celebrado la última conferencia del año 2019 y la primera de la nueva presidenta del #BCE, Christine Lagarde. La elección de Lagarde responde a una necesidad de hacer política en las decisiones del Banco Central Europeo más que hacer economía. El periodo que tenemos por delante va a necesitar un perfil muy distinto al de Mario Draghi para poder afrontar todas las dificultades que se van a presentar.

Antes de analizar lo que ha dicho en la conferencia de hoy, es necesario poner en contexto el perfil de la nueva presidenta.

Christine Lagarde es una abogada y política francesa que anteriormente fue la directora gerente del Fondo Monetario Internacional. Se graduó en Derecho y consiguió un máster en Ciencias Políticas. No tiene un perfil economista puro, pero no le hará falta para los objetivos que persigue.

   

Las primeras declaraciones

 

Antes de ser nombrada como presidenta, ya comentó que quiere un #BCE más feminista y ecologista.

 

“También desea ampliar el espectro de asuntos del BCE como los relacionados con la política de protección de clima y de la promoción de las mujeres.”

Christine Lagarde
 

Poco después de ser nombrada realizó unas declaraciones que me impactaron por lo contundentes que fueron:

 

«Deberíamos ser más felices de tener un trabajo que tener ahorros»

Christine Lagarde
 

Estas declaraciones son muy reveladoras porque nos están indicando que el dinero ahorrado en el banco no vale prácticamente nada. Esto es debido a la política de tipos negativos del #BCE, que son catastróficos para la economía, para el sistema bancario y por consiguiente, para Europa. Como comenté en este artículo, el dinero que tenemos en el banco no es nuestro además de no estar tan seguro como aparenta.

Hace apenas unos día declaró que prepara una revisión exhaustiva de la estrategia del #BCE. Entre los asuntos que se van a revisar va a ser, cómo no, el #cambioclimático

 

«Debates contundentes sobre algunos de los temas más divisivos en la banca central, desde tasas negativas hasta cambio climático«

Christine Lagarde
   

Tipos de interés e inflación

 

Lo que ha comentado Lagarde es el mismo mensaje que tenía Mario Draghi, el presidente que nunca subió los tipos de interés.

Por un lado, los tipos de interés seguirán igual o más bajos porque están obsesionados en conseguir el nivel de inflación del 2%. Ese nivel, dado el contexto deflacionario actual, no lo están consiguiendo aunque sigan inyectando miles de millones en la economía.

 

“Esperamos que las tasas de interés del BCE se mantengan en sus niveles actuales o inferiores hasta que veamos que las perspectivas de inflación convergen de manera sólida a un nivel suficientemente cercano, pero inferior, del 2% dentro de nuestro horizonte de proyección y hasta que dicha convergencia se haya reflejado consistentemente dinámica de inflación”

Christine Lagarde
 
 

La inflación está fuertemente correlacionada con los precios del petróleo. Cuando el precio del petróleo aumenta, los precios aumentan y viceversa. Para los siguientes meses espero que el petróleo siga su tendencia bajista provocando que presione a la baja los precios y la inflación.

Este hecho alejaría todavía más el objetivo que tiene marcado del 2%.

“Sobre la base de los precios actuales de futuros del petróleo, es probable que la inflación general aumente un poco en los próximos meses. Los indicadores de expectativas de inflación se encuentran en niveles bajos.”

Christine Lagarde
 
   

Compras de activos

 

Hace un año, en diciembre de 2018, el BCE anunció finalizaba su programa de recompra de deuda por un importe de 15.000 millones de euros mensuales. En noviembre de 2019 se reactivó de nuevo con un importe de 20.000 millones de euros mensuales.

Como vemos, estas compras están lejos de terminar pero muy cerca de aumentar su cuantía, porque son insuficientes para mantener a la economía con los niveles actuales. El #QE vitaminado aparecerá en escena muy pronto.

La paralización de la caída y leve recuperación de algunos de los indicadores económicos más importantes está directamente relacionada con la reanudación de las compras de activos. Es algo que tienen en cuenta en el #BCE y provocará que aumente la cuantía porque la economía cada vez necesita más ‘dosis’ monetaria.

 

“Esperamos que las compras netas se ejecuten durante el tiempo que sea necesario para reforzar el impacto acomodaticio de nuestras tasas de interés y que finalicen poco antes de comenzar a elevar las tasas de interés clave del BCE”

Christine Lagarde
 
   

Hoy, desaceleración. Mañana, recesión

 

La desaceleración de la economía europea es evidente, pero gracias a ese cambio de las políticas del #BCE, las perspectivas han mejorado (momentáneamente)

 

“Los riesgos que rodean las perspectivas de crecimiento de la zona del euro, relacionados con factores geopolíticos, el creciente proteccionismo y las vulnerabilidades en los mercados emergentes, siguen inclinados a la baja, pero se han vuelto algo menos pronunciados”

Christine Lagarde
 
 

A pesar de los estímulos, sigo pensando que la economía se está dirigiendo a una importante recesión.

Este es el cuadro macroeconómico de proyecciones de la Eurozona:

 
Proyecciones macroeconómicas del BCE 2019-2022
Proyecciones macroeconómicas del BCE 2019-2022
 

La proyección es un optimista 1.1% de crecimiento para el año 2020 y recuperación al 1,4% para 2021.

He estado analizando las previsiones históricas y esta configuración es típica en las proyecciones: Neutralizar los riesgos a la baja e incrementar la recuperación a medio plazo. En un contexto de final de ciclo, estas previsiones no se cumplen.

Si mis previsiones se cumplen, el crecimiento de la Eurozona para el año 2020 estará cercano al 0% o en negativo.

   

Cambio climático

 

El objetivo de la nueva presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, es movilizar 100.000 millones durante los próximos siete años.

Para ello es necesario movilizar al sector financiero con el objetivo de canalizar los fondos e incentivar las inversiones en el «New Green Deal».

Por este motivo los bancos se están movilizando para ‘luchar’ contra el #cambioclimático. La realidad es que cualquier excusa es buena para apoyar la agenda, aunque en este caso van a poder desincentivar las inversiones en aquello que no sea ‘lo correcto’. Por ejemplo:

  • Si vas a financiar algo ‘contaminante’ -> Subida del tipo de interés
  • Si vas a financiar algo ‘ecológico’ -> Bajada del tipo de interés

Por este motivo, por el papel que van a tener los bancos en el «New Green Deal», Lagarde está comprometida con a causa.

Dijo que la revisión estratégica prevista para enero examinaría lo que el banco podría hacer para aliviar el #cambioclimático y cómo la política monetaria afecta la desigualdad.

 
   

Moneda digital

 

Sobre las monedas digitales, el futuro del dinero, los #BancosCentrales serán quienes emitan estas monedas. Las instituciones no van a perder ese poder en detrimento de monedas digitales como #Bitcoin.

Los #BancosCentrales están más inclinados hacia las ‘StableCoins‘, que son criptomonedas diseñadas para minimizar la volatilidad del precio del stablecoin, en relación con algún activo «estable» o cesta de activos.

En realidad el Banco de Pagos Internacionales ya tiene una ‘unidad de cuenta’ que se llama DEG (Derechos especiales de giro) o SDR en inglés que se define en términos de una cartera de monedas fuertes y estables utilizadas en el comercio internacional y las finanzas. En la actualidad, las monedas en la cartera son el el renminbi, euro, la libra esterlina, el yen y el dólar estadounidense.

Lo único que debe hacer la institución es digitalizar la moneda y lanzar el e-SDR. Esta moneda se convertiría en una seria candidata a ser la futura moneda digital global.

 

Mi convicción personal sobre el tema de las monedas estables es que es mejor que estemos a la vanguardia. Claramente, existe una demanda a la que tenemos que responder.

Christine Lagarde
 
   

Conclusión

 

Se está gestando una crisis financiera 2.0, para el año 2020, cuyo epicentro es probable que sea Europa.

El papel de los #BancosCentrales está retrasando la llegada de la recesión y la crisis financiera pero el sistema nos está mandando señales, como la anomalía del mercado de repos de EEUU.

Aparentemente todo está funcionando como es debido, pero si nos fijamos en los detalles, veremos que hay incoherencias en el sistema. Es significativo que la mayoría de #BancosCentrales del mundo estén bajando los tipos de interés. Esto no es sinónimo de fortaleza económica, es sinónimo de debilidad.

Además, la situación económica es peor que antes de la crisis de 2008.

  • El tipo de interés no estaba en negativo, como lo está ahora dejando poco margen de maniobra al #BCE.
  • El nivel de deuda era muy inferior al actual, de nuevo, dejando poco margen de maniobra al #BCE, entre otros factores.

Según este artículo de Expansión, «para la francesa, o al menos así se posicionó con claridad este jueves, lo peor ha pasado ya para la zona euro. Ha tocado suelo.»

Nada más lejos de la realidad. La tendencia es la que marca el camino.

Para acabar, repito de nuevo la frase de Christine Lagarde que debe hacernos reflexionar:

«Deberíamos ser más felices de tener un trabajo que tener ahorros»

   

Suscríbete a la lista de correo

No enviaré mensajes de publicidad ni compartiré tu correo con nadie. Únicamente será para tener un canal directo de comunicación contigo, para poder enviarte información relativa a web, el acceso a artículos exclusivos y todo lo que considere que puede ser de tu interés.

Suscríbete a Dave's Radar

   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: